Terapia de pareja

Los problemas o crisis de pareja, son una de las razones más frecuentes que llevan a las personas a acudir a una consulta de psicología en busca de ayuda profesional.

 

Solicitar una terapia de pareja no es una decisión inmediata como consecuencia de una sola discusión, ni tampoco las motivaciones suelen ser las mismas cuando acuden a la consulta, ya que algunos desean mejorar la comunicación, otros quieren superar problemas relacionados con la sexualidad, los celos, las infidelidades, la falta de respeto o dificultades en el estilo educativo de sus hijos. En algunos casos, simplemente es un problema de adaptación a los cambios que surgen como consecuencia del  paso del tiempo.

 

 En general, cuando aparecen problemas en la pareja y la relación es muy conflictiva, se deterioran también algunas de las áreas en las que se desenvuelven sus miembros, tanto en el ámbito laboral como social, afectando tanto al estado de ánimo, como a la autoestima y percepción de valía personal. Cuando la  estabilidad emocional de sus miembros queda afectada, se genera un nivel de tensión difícil de soportar y que en algunos casos termina con la separación.

 

¿Qué se consigue acudiendo a terapia de pareja?

 

    A través del proceso terapéutico, se ayuda a ambos miembros de la pareja a ver la perspectiva del otro y su relación, de una manera más objetiva, que les permita tomar conciencia de la situación por la que atraviesan y la posibilidad de buscar solución a su problema valorando las dificultades y las fortalezas de su relación que les permitirá mejorar su malestar emocional.

 

   En la mayoría de los casos, las parejas tienen dificultades porque tienen problemas de comunicación. Por este motivo,  la terapia de pareja se centra en promover un diálogo constructivo, donde ambos miembros son capaces de expresar sus emociones e ideas desde el respeto del otro.  Aprender a comunicarse, es la base de la terapia de pareja y entre otros objetivos se centrará la atención en lograr desarrollar la capacidad de escucha activa y  en la competencia emocional.

 

   Aunque lo ideal en terapia de pareja es que ambos miembros participen, a veces sólo uno de ellos acude a solicitar ayuda profesional. En este sentido, se aborda el problema de forma individual, siendo frecuentes las consultas relacionadas con una mala relación de pareja como consecuencia en algunos casos de dependencia emocional, falta de control de impulsos, baja autoestima, falta de asertividad o trastornos de personalidad, siendo el objetivo conseguir cambios que podrán repercutir indirectamente en su pareja o en sus relaciones interpersonales.

 


    En definitiva, el objetivo en terapia de pareja es aportar herramientas a los miembros para que puedan solucionar sus problemas y conseguir que la relación continúe, de una forma más sana y respetuosa para ambos.

 

 

     Es muy importante que las parejas acudan a terapia en las primeras fases de su problema ya que, no resolver los conflictos cuando se producen, hacen que la comunicación y por tanto la relación vaya empeorando, olvidándose del amor que un día les unió.

 

 

 

 

 

Antonia Lafoz, su psicóloga de confianza

Creo  en las personas y en su capacidad para superar aquellas dificultades que impiden lograr su bienestar emocional. Por este motivo, mi objetivo es que las personas, independientemente de su edad, raza, religión o sexo, se sientan aptas para la vida, capaces y valiosas, competentes para vivir y merecedoras de felicidad. Para lograrlo, utilizo aquéllas técnicas y terapias que más se adapten a sus necesidades, siempre avaladas y contrastadas científicamente, ofreciendo un seguimiento y acompañamiento continuo, que les permita alcanzar los objetivos necesarios para lograr  su bienestar emocional.