Atención en duelo

 

 

 

.

El duelo es un proceso que, aunque la mayoría de las  personas lo pueden atravesar de una forma natural, también puede ocurrir que  el duelo se complique y no se termine de resolver,  dando lugar tanto a problemas a nivel psicológico como de salud en los que el tratamiento psicológico se vuelve fundamental. Encontramos en estas personas una necesidad importante de apoyo y acompañamiento que les guíe y les oriente en su camino hacia la aceptación de la muerte y el recuerdo sin dolor.

 

La falta de redes de apoyo clásicas (familiares, vecinales, religiosas), la negación, y las dificultades para aceptar un periodo normal de duelo en la sociedad hedonista en la que vivimos pueden estar relacionadas con un incremento de problemas en la resolución del duelo. Además existen algunos factores de riesgo como la edad y el género, la personalidad, las aficiones y religiosidad, el estado de salud previo, las pérdidas y duelos anteriores no resueltos, y el tipo de relación con la persona fallecida y con los vínculos sociales.

 

En nuestro Centro, estamos especializadas en Terapia de duelo y acompañamos a la persona doliente en las distintas fases de duelo, respetando siempre su ritmo individual. Se trata de una terapia psicológica en la que se facilitarán estrategias de afrontamiento dirigidas a las emociones que traen consigo esta situación, y se protegerá tanto a la persona doliente como al grupo familiar -si se considera necesario- de las situaciones de riesgo en la resolución del duelo tales como aquellos que tienen escaso apoyo familiar, exclusión social, muertes repentinas, y dificultad en la elaboración de duelos pasados.  En definitiva, acompañaremos a la persona en proceso de duelo a lo largo de su camino llevándole de la mano hacia una resolución saludable y completa, consiguiendo aceptar y superar la pérdida.

 

 

Antonia Lafoz, su psicóloga de confianza

Creo  en las personas y en su capacidad para superar aquellas dificultades que impiden lograr su bienestar emocional. Por este motivo, mi objetivo es que las personas, independientemente de su edad, raza, religión o sexo, se sientan aptas para la vida, capaces y valiosas, competentes para vivir y merecedoras de felicidad. Para lograrlo, utilizo aquéllas técnicas y terapias que más se adapten a sus necesidades, siempre avaladas y contrastadas científicamente, ofreciendo un seguimiento y acompañamiento continuo, que les permita alcanzar los objetivos necesarios para lograr  su bienestar emocional.